«Lito» , como se le llama a Manuel Espinosa, está ligado desde su niñez a la guitarra flamenca. Su talento para la música le lleva con rapidez a las mejores academias de flamenco para acompañar el baile, y de ahí pasa inmediatamente a acompañar a artistas de primera línea tanto al cante como al baile.

Manuel está en los círculos de la nueva creación de la guitarra flamenca, y es el acompañante de la cantaora Alicia Gil. Su línea de trabajo resulta muy interesante, partiendo de las raíces más puras del flamenco hasta llegar a ser un contemporáneo de la música flamenca.